Traductor

Visita nº

br>

“Que mi palabra sea la cosa misma
creada por mi alma nuevamente;
que por mí vayan todos
los que no las conocen a las cosas,
que por mi vayan todos
los que ya las olvidan, a las cosas;
que por mí vayan todos,
los mismos que las aman, a las cosas.”


(ETERNIDADES, Juan Ramón Jiménez, 1908)




ACTUALIZACIONES
* Radio Futura - "La Estatua del Jardín Botánico"
* Lady Gaga- "Hair"
* Galt McDermot -"Hair"

domingo, 18 de enero de 2015

Oficio de sastre tiene la palabra

 
Pink Floyd : "Wearing The Inside Out"


Oficio de sastre tiene la palabra
y de vestir sentimientos pervive.
Hay sentimientos de mangas anchas
y los hay de patas cortas;
los hay XXL, los hay de seda,
los hay de saco,
los hay de lana,
los hay de nada,
los hay tan S, que son aquel,
y fueron éste.
Una mentira es un sentimiento
con una palabra que le está estrecha.
La palabra camufla el sentimiento,
lo tapona, lo desmiente,
lo disfraza, lo sojuzga,
lo maquilla, lo adelgaza,
lo prostituye, lo redime,
y lo arranca de la mente.
A veces el sentimiento
desborda a la palabra,
la sobrepasa, la anega,
la atolondra, la coarta,
a veces la tiene harta,
y ésta se siente pobre,
se siente estéril,
se siente poca, se siente tonta.
A veces una palabra apaga el mundo,
infarta un corazón,
destruye un reino,
realiza un sueño,
deshace nubes...
Pero la palabra es inmortal
y el sentimiento cogido a ella
lo es más...
Por mucho que las palabras quieran,
se disfracen o se cacen,
promuevan carnavales,
informales o formales,
pintorescos o humillantes,
hirientes o desquiciados,
denigrantes, sonrojantes ...
el sentimiento viste como nadie
la palabra exacta que lo define,
porque la verdad es un sentimiento
con un traje a su medida
y lo luce de cuerpo entero...
vamos, es decir,
que si te quiero...
te quiero.

                                                                                         



Publicar un comentario